Tipos y formas de llevar el mantoncillo de flamenca 

Tipos y formas de llevar el mantoncillo de flamenca 

El mantoncillo es uno de los complementos fetiche por excelencia a la hora de vestir de flamenca, y es que tiene un encanto especial. Al no llevarlo puesto es como si faltase algo al look, como si el traje de flamenca estuviera incompleto.

En el mercado podemos encontrar diferentes modelos de mantoncillos, y de su elección dependerá el gusto personal de cada persona.

TIPOS DE MANTONCILLOS DE FLAMENCA

Mantoncillo clásico: este tipo de mantoncillo es el más tradicional y el que más se suele ver. Lo puedes encontrar en todos los colores, tamaños y estampados de flores o lunares. El tejido más habitual con el que se hacían era el crespón pero poco a poco hay nuevos tejidos que están ganando terreno y que quedan muy bien con todo tipo de estilos.

Mantoncillo de crochet: es otro de los estilos que se pusieron de moda hace algunos años y que le ofrece al traje de flamenca cierto aire de elegancia y sofisticación. Suelen funcionar muy bien con trajes de colores lisos, aunque los podrás usar con todo tipo estampados y lunares. 

Mantoncillo de flecos: quizás esta se la opción más económica si compras los flecos en una mercería, pero si no te importa gastar un poco más, podrás encargarlos a medida. Al igual que el resto de mantoncillo, el de flecos funciona perfectamente con todos los trajes de flamenca, aunque son ideales para los trajes de tirantas. 

FORMAS DE PONERSE EL MANTONCILLO

Ahora que ya sabes los tipos de mantoncillos que puedes comprar, te vamos a indicar las cuatro maneras más habituales de colocarse el mantoncillo.

Mantoncillo con cruce sencillo: esta es una forma sencilla de colocar el mantoncillo, el centro se pone justo detrás del cuello dejando y se deja caer los flecos por los brazos y unimos los extremos con un broche para fijarlo y mantenerlo seguro.

Mantoncillo bordeando el escote: otra posibilidad que queda muy sexy y sofisticada es poner el mantoncillo bordeando el escote delantero y trasero del traje. Utiliza dos broches para sujetarlo en la espalda y en el pecho. Recuerda que un bonito broche le da un toque especial al mantoncillo y resalta más el resultado final.

Mantoncillo cruzado por el pecho: esta es una variante del mantoncillo cruzado de manera clásica, se trata de tapar la espalda y cruzar los extremos por el pecho, fijándolos en la cadera. Una forma diferente y fresca de llevarlo.

Doble mantoncillo cruzado: también, podrás cruzar dos mantoncillos, uno sobre cada hombro, uniendo sus extremos en el lado contrario de la cadera. tendrás que hacer lo mismo en la otra dirección con el otro mantoncillo. Así conseguirás lucir el  doble de flecos y cierto aire a kimono.

0 Comentario